02 diciembre 2010

Para vivir un sueño

He venido inconscientemente a parar en la hibernación, las ideas que rondaban mi mente se quedaron estancadas, amontonadas en la puerta, me mente esta en blanco, he vagado incansablemente buscando el significado inequívoco de las cosas, la razón que nos impulsa a andar, pero todo a sido en vano, no hay ni un ápice de verdad en los seres humanos, me harte de buscar alguna cosa que sea perfecta; pues bien vivamos tal y como se puede... a las patadas.

Una tarde fría no es suficiente para escapar, se nesecitaba de algo mas, se necesitaba de un buen pretexto, de algo que iluminara el cielo en tan solo un segundo, y que nos llenara la cara de ilusión, pero al malediciente Dios solo se le ocurre darnos con la lluvia en la cara cual si fuera un látigo, ¡ya no tengo nada contra ti, señor! pero ya basta de mirarme con esos ojos farsantes, hagamos las pases aquí y que ahora cada uno vaya por su camino. Así fue como me marche, bajo la endemoniada lluvia, y ahora soy libre, ¿y libre para que? para vivir de mis momentos, para ser feliz con una canción, para reposar en tu consuelo, para alimentarme con tu beso, para viajar indefinidamente por la orbita de tu cuerpo y convertirme en un dios mitológico...

He llegado aquí con un fin, he salido de la madriguera y me he aferrado a la primera ola que ha querido arrástrame, hacia la realidad, realidad que siempre tuve en las manos, estaba ahí gritando enfurecidamente a mis oídos, y ahora al terminar todo al llegar a la orilla me veo nuevamente, tal y como soy ... a la espera

No hay comentarios.: