10 diciembre 2010

Orbital

Estoy en un laberinto circundante, en una encrucijada filosófica, mis poemas están muertos y bañados en sangre, no hay peor escena que la hay dentro de mi sombra; pero aun así sigo vivo, sigo gritando en el silencio, aspiro bocanadas de humo y corro desesperado hacia el horizonte, pero el horizonte nunca llega, solo es una ilusión, un fantasma de mi mente. Han pasado varios meses, desde mi ultima orbitación, nunca nadie entendió a que me refería con "orbitar", creían que era flojera lo que me mantenía tirado en un rincón sin hacer nada, pobres idiotas, no se daban cuenta que estaba llenándome de conocimiento, que estaba aprendiendo mediante un viaje intergaláctico a hacer buen uso de mi pensamiento y es por eso que aun sigo con vida, hubiera muerto de miseria al ser etiquetado como un ser humano.... Si aquí estoy de nuevo, y si a nadie le importa pues a mi tampoco.....

No hay comentarios.: